lunes, 15 de mayo de 2017

Crisis en Venezuela: ¿hasta cuándo puede aguantar su economía?




A continuación les presentó un trabajo periodístico realizado por el diario especializado en economía PULSO de Chile, donde tuve la oportunidad de ser entrevistado y compartir espacio con reconocidos personajes como Luís Vicente León.

 

¿Qué pasa? La crisis política, social y económica se ha agudizado en la nación liderada por Nicolás Maduro, acentuando un clima de preocupación por el futuro del país petrolero.

•¿Hasta cuándo puede aguantar? Según los expertos, al ser un país productor de petróleo todavía hay espacio y no se ha tocado fondo.

• ¿Qué consecuencias tiene? Solo se proyectan números peores para 2017, una caída impresionante de la producción y las importantaciones, mientras la inflación escalará sobre el 1.000%.


El estallido social y el elevado nivel de violencia que se ha visto las últimas semanas, han acentuado el clima de preocupación sobre el futuro de la nación al mando de Nicolás Maduro. En medio del caos, la escasez ahonda el desequilibrio como signo de las problemáticas del país petrolero, con una inflación por el cielo, un creciente déficit y una dualidad cambiara que parecen no acabar.

Sin embargo, al precio actual todavía hay mucho espacio en las cuentas fiscales para seguir haciendo transferencias y sustentando desde el cuerpo militar hasta la maquinaria del gobierno, con un déficit que debe estar cerca del 17% del PIB.

“La única deuda que van a seguir pagando es la extranjera, porque Venezuela tiene activos en el exterior pero la interna va a ser un default”, aseguró el experto del MIT.

En este sentido destaca PDVSA que en lo que va del año los CDS a cinco años cayeron 3,87% cerrando en 4.124 puntos el viernes, mientras que la tasa del bono de la estatal petrolera a diciembre de 2027 retrocedió
hasta 38,04%. 

Vicios monetarios 

Obviando el problema de gobernabilidad que hoy padece Caracas, la dualidad cambiaria juega un papel fundamental en la crisis. “Como parte de un proceso casi inédito en el mundo, en la ciudad de Cúcuta se determina el valor del bolívar venezolano, algo que debería hacer el banco central, pero que asumieron un conjunto de casas de cambio que de manera ilegal funcionan desde el lado colombiano y determinan el valor con respecto a cualquier divisa internacional”, comentó el economista Oscar Forero. En lo que va del año, la moneda venezolana ha caído a históricos: 99,5% a 5.100 por dólar en el mercado paralelo. Mientras que el dólar negro se ha apreciado sobre el 60% superando la barrera de los 5.000 bolívares, 510 veces por encima del tipo de cambio protegido (Dipro).

A juicios de los expertos, hay muchas soluciones para mejorar la oferta de bienes a partir de la unificación del tipo de cambio. De lo contrario, lo que se viene es sombrío: la demora de una nueva tasa de cambiaria con dos subastas semanales y dos aumentos salariales en lo que va del año, solo podrían traer como consecuencia más desabastecimiento e inflación.

“Se están dando las condiciones para una guerra civil”, explicó Forero por un conflicto que se está volcando bastante violento donde ambas partes no permiten alguien que piense diferente. “la situación preocupa mucho”, agregó.

Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, empresa de investigación de mercado con más de 25 años en Venezuela, dijo a PULSO que la información estadística en el país es muy complicada, porque el generador de la data convencional (el banco central), se niega a publicarla. “La información que nosotros producimos es directa por encuestas o por proyecciones”, señaló. Consultado por la revelación de cifras respondió que solo se presentan en privado a sus clientes.

“Puedes tocar cualquier variable económica y te das cuenta de la grave crisis que atraviesa el país, todo como consecuencia de un modelo económico que no funciona”, dijo por su lado el economista y asesor político Miguel Velarde.

Más del 95% de las exportaciones que se realizan en Venezuela provienen del crudo, cuyo dueño hoy es el Estado. “Va a ser difícil pensar en que la solución pase solo por lo económico, las protestas y la convulsión social no es solo porque la gente tiene hambre, sino también porque tiene sed de libertad”, señaló Velarde.

Solo se proyectan números peores para 2017, una caída impresionante de la producción y las importaciones que representan menos del 30% de lo que se ejecutaba en 2012, y una pérdida de confianza tanto de consumidores como de inversionistas en su peor nivel histórico. Con esto se conjuga una crisis fuerte que explica la caída del PIB el año pasado cercano al 10% y que para este año se espera una baja adicional de otro hasta -6%.

En conclusión, según León, “es un mito decir que las crisis económicas tumban a los gobiernos y que explotan al país, eso no es así”, si tu miras el caso cubano, Zimbabue y la crisis brutal de África, “los gobiernos siguen ahí. El único resultado es la gente emigrando”.

Acá el enlace: http://diariopulso.pressreader.com/pulso/20170515/textview

1 comentario:

  1. muy interesante el aporte, sinceramente se debe caminar hacia la unificacion y acabar con la violencia

    ResponderEliminar