domingo, 18 de agosto de 2019

El hombre de la ‘bombilla que no se apaga nunca’ no encuentra a nadie que la comercialice


Hace ya un tiempo que Benito Muros creó el que parecía que iba a ser el invento del siglo: una bombilla que nunca se gastaba, poniendo así jaque a la obsolescencia programada. “Un modelo económico sostenible, justo y solidario”, tal y como el propio Muros asegura en sus redes sociales.

Para crearla, el investigador se inspiró en una bombilla de un parque de bomberos de Livermore, California, que lleva encendida más de 100 años. Pero la idea no hizo demasiada gracia a la competencia, hasta el punto de que llegaron a amenazarle de muerte. A eso se le suma otro problema que todavía hoy arrastra: no conseguir nadie que quiera comercializarla.

El ingeniero ha reconocido en una entrevista a Cinco Días que “ya en 2016, dos empresas catalanas se interesaron por la idea, pero ninguna cadena estaba dispuesta a vender una bombilla que no se estropease”. 

No obstante, parece que la situación habría cambiado después de que se viralizara este año una entrevista que le hizo TVE en 2012, pues ha empezado a recibir llamadas de distribuidores que le plantean, entre otras opciones, vender su producto por Amazon. “Pero no tenemos medios para fabricar las bombillas a esa escala”, se lamenta. De ahí la necesidad de asociarse con una empresa más grande que decida invertir.

Quien también se ha interesado, según reconoce al citado medio, es “una firma estadounidense”. Sin embargo, asegura que “no voy a firmar el acuerdo, porque pasarían a controlar más del 50% de la empresa, lo que les permitiría cambiar el proyecto y no podría hacer nada por evitarlo”.


viernes, 16 de agosto de 2019

Huawei y el lobby chino de la ciberseguridad contraatacan

Por: Daniel Toledo
Con presencia en más de 100 países y centros de investigación en Europa, Estados Unidos, América Latina, India y Rusia, la vida de una multinacional como Huawei es una lucha constante en infinitos frentes. Cuando ya en 2016 el Pentágono prohibió la venta de dispositivos Huawei y ZTE en comercios que se encuentren dentro o próximos a bases militares estadounidenses, el futuro panorama –el actual– debió aparecer muy nítido a los ojos de los directivos de la empresa.  
Y por supuesto actuaron en consecuencia. Esto es lo que se desprende de los datos que maneja la Corporate Europe Observatory (CEO), una ONG que trabaja desde Bruselas fiscalizando a las empresas que realizan trabajos de lobby en las instituciones de la UE. En un informe llamado Follow the New Silk Road: China’s growing trail of think tanks and lobbyists in Europe (en traducción libre, “Sigue la Nueva Ruta de la Seda: China refuerza su presencia en laboratorios de ideas y grupos de presión en Europa”), se cuenta la enorme importancia que las instituciones europeas (y los funcionarios que las dirigen) dan a la estrategia china de resucitar los circuitos comerciales y económicos que una vez formaron la Ruta de la Seda.  
Antes de hablar de los planes del primer ministro chino, Xi Jinping, de reabrir estas nuevas rutas comerciales con el apoyo de la UE, proyecto que el propio Jinping denominó Belt and Road Iniciative (Iniciativa de la Franja y la Ruta, o BRI, por sus siglas en inglés), conviene observar la idiosincrasia política china. Más allá de la visibilidad mediática de las empresas de tecnología chinas, la adquisición, custodia e intercambio de datos e información es crucial para los futuros planes del país asiático. 
A diferencia de Trump, Barack Obama, Angela Merkel o cualquier otro dirigente occidental e incluso de parte de América Latina, cuyos efímeros mandatos relegan sus planes de gobierno a operaciones de corto alcance, los dirigentes chinos son auténticos expertos en planes a largo, muy largo plazo. Sólo hay que ver la revolución iniciada, en los años 60, por Deng Xiaoping, miembro del Comité Permanente del Buró Político y secretario central del Comité Central hasta 1966, además de secretario general del Partido y otros cargos relevantes hasta el año 87.  
La revolución ideada por Deng Xiaoping no era proletaria ni campesina, sino todo lo contrario. Su revolución era un guantazo a las ideas de Mao para tomar el camino contrario y liberalizar la economía china, lo que de hecho le envió al exilio durante los últimos años de vida de Mao, tras cuya muerte volvió a adquirir el poder perdido. Su plan: convertir al país en la fábrica del mundo, abriendo centros de producción y fábricas; comenzarían por la costa, y se irían expandiendo hacia el interior como una mancha de aceite. Luego copiarían y piratearían tecnología, ideas y patentes de todo el mundo para desarrollarlas a más bajo costo, hasta poder crear ellos sus propias tecnologías y dinámicas productivas. Cincuenta y pocos años, pero autoritarios, después, los frutos de las políticas de Xiaoping han llevado al país a ser la segunda potencia económica del mundo.  
Y en éstas llega octubre de 2013 y la Belt and Road Iniciative es presentada al mundo por el actual presidente de China, Xi Jinping, al que muchos consideran el dirigente chino cuyo poder e invulnerabilidad sólo pueden compararse a los que alcanzó Mao Zedong. Tan invulnerable que, en marzo de 2018, consiguió eliminar el límite de dos mandatos presidenciales de cinco años cada uno que figuraba en la Constitución. Una vez más, China cuenta con planes a muy largo plazo, porque Xi Jinping puede aguantar en el puesto hasta que dé con sus huesos en la tumba. 
El informe de la ONG Corporate Europe Observatory pone de manifiesto los movimientos que Huawei, en sintonía con los postulados del Gobierno chino, lleva años haciendo para influir en las estructuras de poder y económicas europeas. Su autora, que en conversaciones con CTXT pidió permanecer en el anonimato (ya que, según cuenta, trabaja “investigando otros países muy poco democráticos”), desgrana los diversos equipos que China y sus empresas utilizan para cabildear dentro y fuera del corazón de la Unión Europea.  
Según la autora, “Huawei está dejando de lado el trabajo de lobby en Estados Unidos, reduciéndolo a algo residual, porque se han dicho ‘ah, ok, con la administración Trump no vamos a conseguir más que esto’. En Europa no tenemos información actualizada, pero todas las señales apuntan a que están redoblando su actividad”. Los datos sobre grupos de presión, o lobbies, facilitados por la propia Comisión Europea llegan solo hasta 2017, casi dos años antes de que el presidente norteamericano Donald Trump realizara su movimiento para paralizar la creciente influencia internacional de Huawei, pero ya los números de ese año son espectaculares.  
“Con estos datos (de 2017) podemos ver que están gastando en trabajos de lobby más de dos millones de euros al año (concretamente, 2.190.000)”, asegura la experta. La diferencia entre estas cantidades y las manejadas por el Senado de Estados Unidos para ese mismo año es inmensa, ya que Huawei gastó sólo 60.000 dólares en trabajos de presión en el país norteamericano. En realidad, hasta ahora, siempre había sido la otra gran empresa de tecnología china, ZTE Corp., la que había mostrado un mayor interés en el mercado estadounidense. Tanto es así que en 2018 invirtió en trabajos de presión en Estados Unidos 3,7 millones de dólares, y 1,4 millones en lo que va de año. Lo que está por ver es si ZTE seguirá los pasos de Huawei y volverá la espalda a la caprichosa administración Trump para orientar su mirada a la otra orilla del Atlántico.  
Los movimientos a escala internacional de Huawei, ZTE y el resto de las multinacionales chinas no son meras estrategias de mercado. También constituyen maniobras diplomáticas del Gobierno chino para estimular la economía del país dentro y fuera de sus fronteras. La autora del informe del CEO lo explica: “Los acuerdos de Huawei y el Gobierno chino dentro de la Belt and Road Iniciative son ligeramente diferentes a los realizados entre empresas y gobiernos de otros países. Huawei es una empresa privada, pero sabemos que en China las grandes corporaciones cuentan en su seno con comités del Partido Comunista, y no puedes llegar a ser una empresa de éxito sin contar con estas conexiones políticas”.
Resulta un tanto obscena la relación poliamorosa entre gobiernos y empresas cuando se trata de China y las instituciones europeas. Tanto las compañías de tecnología asiáticas como ambos gobiernos utilizan sin pudor firmas y grupos de presión para influirse los unos a los otros. Es el caso de la firma ChinaEu, en cuya web aseguran ser “una colaboración público-privada de alto nivel para la tecnología de la información y las comunicaciones, conectando a la comunidad empresarial de China y de la UE con las instituciones europeas y el Gobierno chino”. La firma tiene sede en Bruselas, a cuatro minutos a pie de la Comisión Europea para Cooperación y Desarrollo Internacional, y entre los socios inversores destaca uno: Tencent Holdings
Tencent es la creadora de WeChat, la red social y servicio de mensajería con más de 1.000 millones de usuarios en China, usuarios cuyos datos personales Tencent puso en manos del Gobierno en septiembre de 2018. Tencent no sólo ha sido acusada de montar el sistema de censura más amplio y complicado de la Historia a través de WeChat, sino que también ha sido la encargada, incentivada por el Gobierno chino, de montar el Social Credit System (Sistema de Créditos Sociales), un distópico sistema de puntos basado en el comportamiento de las personas, que premiará, o castigará, según el civismo que demuestren para con el Gobierno, el gasto mensual en compras o la “confianza”. 
Por su parte, el caso de Huawei es tan paradigmático que en el informe del CEO merece un capítulo aparte. La oficina central de la empresa en Europa se encuentra a 15 minutos de la sede en Bruselas del Parlamento Europeo, por supuesto no por mera coincidencia. Según relata la creadora del informe, “la empresa cuenta con asesores profesionales dentro del establishment europeo. Por ejemplo, contrató al ex jefe de la Oficina de Información del Gobierno británico, John Suffolk, como director de Ciberseguridad Global, y al ex comisario europeo francés Serge Abou, que pasó directamente a Huawei después de seis años como embajador de la UE en Beijing”. Los propios datos de la UE revelan que la empresa ha recibido, bien sea en forma de financiación pública desde la Comisión Europea, o en forma de financiación a nivel nacional por parte de Estados miembros, 2,9 millones de euros, aunque no se especifica el período.  
En los últimos cinco años, la filial de Huawei en Europa ha tenido 46 reuniones (las que se han podido confirmar) con altos cargos de la Comisión Europea. Los temas clave en las conversaciones son la privacidad y la ciberseguridad. Pero lo que está en juego es la credibilidad de la empresa y sus conexiones con el Gobierno chino. Y para esto está utilizando varias firmas de lobby a nivel europeo y nacional.  
En 2017, la empresa de tecnología contrató los servicios de la agencia belga Ogilvy Social Lab, especializada en relaciones públicas, en la cual invirtió entre 200.000 y 299.999 euros. Según su registro en el portal de transparencia de la UE, la firma se promociona como “expertos en proteger y mejorar la reputación global de empresas, marcas, organizaciones y gobiernos”. 
Durante el mismo año, Huawei contrató por entre 100.000 y 199.999 euros al bufete de abogados alemán Alber & Geiger, que, según el informe del CEO, “se enorgullece de traer a Bruselas el lobbying al estilo americano”. En la propia web de la agencia de lobby, afirman que su estrategia es la de “abordar a miembros clave del Parlamento Europeo en todos los comités relevantes y a lo largo de todo el espectro político”.
La autora del informe del CEO pone el acento en la colaboración de Huawei con España. En concreto, afirma que la empresa de tecnología firmó un memorándum de entendimiento (acuerdo de colaboración firmado por ambas partes que dispone acciones futuras en común) con el INCIBE (Instituto Nacional de Seguridad), que fue corroborado en el Mobile World Congress (Congreso Mundial del Móvil) en 2016. “Esto me resulta preocupante”, asegura la autora, “porque es el único acuerdo firmado en Europa (por Huawei) para cooperar en ciberseguridad con una agencia gubernamental”.  
En 2017, Huawei entró a formar parte de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, la CEOE, y un año más tarde, en 2018, los gobiernos chinos y español llevaban de la mano a Telefónica y a Huawei para firmar un acuerdo bilateral de cooperación para desarrollar en España el 5G, la fibra óptica y otros servicios digitales. Nuestro país es, sin duda, un actor crucial en los planes tanto de Huawei para convertirse en el mentor europeo en ciberseguridad y tecnología 5G, como de China en su cruzada por retomar las antiguas rutas comerciales y económicas de la ruta de la seda y desbancar, así, a Estados Unidos del primer puesto en las economías del planeta.  
El acuerdo entre Huawei y el Gobierno español para “impulsar la ciberseguridad en España” choca en cuanto al objetivo. Y esto es porque, si bien no existe ninguna prueba de que Huawei haya hecho o hará un uso ilícito de datos o información, o de que haya cometido o esté cometiendo espionaje usando su tecnología, esta especulación no es en absoluto descabellada. Por no hablar del dudoso hecho de firmar un acuerdo para la fibra óptica y el 5G con un país que, por cuarto año consecutivo, fue catalogado como el peor país del mundo para la libertad en internet por la ONG independiente Freedom House. 
Como decíamos al principio de este texto, estos son planes diseñados a muy largo plazo, y en la mira del Gobierno chino están no sólo España y el resto de Europa, sino muchos países de la antigua Ruta de la Seda, Mongolia, Tayikistán, Arabia Saudí, Uzbekistán, Pakistán, Irán, Vietnam, Sri Lanka, Malasia, Indonesia, Laos, Turquía, Kenia, Egipto, Rusia y, al otro lado del océano, muchos de América Latina como Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Ecuador, Perú, Chile, Uruguay, República Dominicana y por supuesto Venezuela y Cuba, con construcción de carreteras, vías de tren, puertos, aeropuertos y, en definitiva, todo tipo de infraestructuras donde todos los caminos converjan en China.

miércoles, 7 de agosto de 2019

Causas y efectos de la devaluación del peso colombiano y su incidencia en Venezuela.


 Por: Oscar Javier Forero

En Venezuela existe un creciente proceso de desmonetización, es decir de pérdida de uso en el signo monetario nacional, el bolívar. Las razones son varias pero principalmente podemos citar la hiperinflación, la escasez de billetes, los constantes cortes eléctricos y de internet, la alta incertidumbre y por supuesto la enorme volatilidad que se genera por dos causas especificas: la devaluación arbitraria de la moneda que hace que el dólar oficial del Banco Central de Venezuela esté obligadamente siguiéndole los pasos al dólar paralelo y no viceversa, y la propia inacción del banco, que aún cuando ha querido aplicar medidas de política monetaria y cambiaria terminan aisladas, convertidas en verdaderas islas, dada la intensidad de la crisis.
El proceso de desmonetización ha traído consigo, a modo de sustituto, el incremento en la circulación de algunas monedas que anteriormente lo hacían pero en menor medida, casos específicos como el dólar estadounidense (US$) que cubre casi la totalidad del país y el peso colombiano (COP) que transita libremente en el occidente, con especial acentuación en los estados fronterizos. Otro sustituto importante del bolívar han sido las monedas virtuales, principalmente bitcoin (BT) con la cual se hacen gigantescas y voluminosas transacciones a diario. En menor medida y particularmente en el sur-este del territorio nacional circula el oro como medio de intercambio comercial; mientras que de manera no generalizada pero en la amplitud de nuestra vasta geografía, algunas veces producto de procesos de organización popular y otras, obligados, por la apremiante necesidad, se efectúa la complementariedad a través del trueque.
El peso colombiano es hoy más aceptado en ciudades como San Cristóbal que el propio bolívar. En zonas como San Antonio o Ureña en el estado Táchira nuestro signo monetario ha quedado prácticamente desplazado en su totalidad lo que evidentemente representa un pérdida de soberanía que tardará muchos años en recobrarse. Esta sustitución de monedas no ha sido impedimento para el comercio informal que tiende a mutarse de acuerdo a los escenarios; desde hace un buen tiempo el contrabando de productos de primera necesidad desde Venezuela hacia Colombia ha desaparecido, aún sobreviven contadas excepciones en productos que pasan al otro lado de la frontera a granel y son empacados a pocos metros de la linea internacional como “producto colombiano”.
El grueso del contrabando se da ahora desde Colombia hacia Venezuela, a diario miles de ciudadanos no solo del occidente del país, sino de la región capital y hasta del oriente venezolano, calculados en torno a las 50.000 de personas en promedio, cruzan los puentes internacionales en búsqueda de una mayor oferta de productos a precios generalmente más económicos (todo depende del valor de transa del peso con respecto al bolívar).
Precisamente este valor de transa de pesos a bolívares se efectúa a través de la división del valor del dólar en Colombia y el valor del dólar en Venezuela, como el dólar en nuestro país es altamente volátil la relación coloca en un estado de fortaleza al peso con respecto al bolívar.
No obstante en los últimos días el peso colombiano ha venido depreciándose a valores históricos, lo que sin duda alguna traerá implicaciones para los precios no solo del lado colombiano sino también para los precios de los bienes, especialmente de primera necesidad, del lado venezolano. A pesar de que el COP es parte de las monedas más baratas o depreciadas del mundo, junto a un grupo de economías de la periferia (incluyendo Venezuela), es también justo reconocer que en los últimos años había venido gozando de una destacada estabilidad.
Entre 2015 y 2018 el valor promedio anualizado del dólar con respecto al peso varió tan solo + 7,8%, otras monedas latinoamericanas variaron en el mismo período muy por encima de éste valor, así tenemos al peso mexicano + 21,28%, el real brasileño + 10,21%, el peso uruguayo + 12,96% y el peso argentino + 309%. Solo a modo de entender el por qué el bolívar pierde constantemente terreno incluso en su propia casa y con monedas consideradas baratas a nivel mundial (como el caso del peso), durante 2015 y 2018 la variación entre el dólar y nuestro signo monetario fue de 2,83 millones por ciento.
En las últimas dos semanas ha habido una importante devaluación del COP, llegando el dólar a valorizarse con respecto a éste en + 7,98%, lo que evidencia una variación mayor que la registrada durante el período 2015-2018. Esta situación para nada normal en una economía que ha sabido mantener estabilizada la divisa norteamericana en un rango que oscila entre los 2900 y 3200 pesos por dólar, tiene como principal impulsor la llamada guerra comercial entre Estados Unidos y China. Este acrecentado proteccionismo norteamericano realmente representa una guerra por la hegemonía de los tradicionales Estados-Naciones que conocemos: por un lado la administración Trump tratando de recuperar terreno perdido, cosa que difícilmente conseguirá, y por otro China que desde hace años comienza a desplazar en la supremacía a Washington. Pero, ni lo uno ni lo otro, el mundo que tenemos a la vuelta de la esquina no tendrá supremacía de Estados sino de Corporaciones, para muestra véase a gigantes como Google, solo que esto ya es harina de otro costal.
A pesar que el gobierno colombiano esperaba un incremento en las exportaciones producto de las medidas arancelarias de Trump contra China esto no ha sido así, los últimos reportes oficiales de la Casa de Nariño hablan de caídas en el nivel de exportaciones lo que ha conducido a abaratar la moneda. Más recientemente la Reserva Federal de los EEUU, abiertamente presionada por Trump, decidió bajar por primera vez, desde 2008, las tasas de interés, lo que evidencia un intento por mejorar el aparato productivo, cosa que ha sido respondida inmediatamente por China devaluando el yen y empujando hacia abajo a las monedas de las economías emergentes y de la periferia. Sobre este asunto es importante entender que tanto los unos como los otros (es decir las economías emergentes y la periferia) son peones, con muy poca soberanía, dentro del aparataje mundial.
Esta disminución de la tasa de interés de 2,5 a 2,25% podría conducir a los Estados Unidos, en un intento desesperado por contener a China, a buscar el llamado interés negativo, cosa que aunque pareciese absurda para el común de la población, puesto que implica invertir los papeles (el prestamista le debe pagar intereses al prestatario), ha sido ampliamente usado en países altamente endeudados como Japón y en economías que buscan incentivar a como dé lugar la producción como Alemania, es tal la tendencia que por lo menos 13 billones de dólares (13.000.000.000.000) en bonos, lo que equivale a más del 60% del PIB de los Estados Unidos, se encuentra en este momento con rentabilidades por debajo de cero.
A primera vista la devaluación del peso significaría la revaluación del bolívar, si recordamos que la formula usada para el cálculo del valor de transa entre uno y otro es el costo del dólar en pesos (COP) entre el costo del dólar en bolívares (VEF), es decir:

US$ (Cop) / US$ (Vef)


Se podría llegar fácilmente a esa aseveración. Sin embargo, esto no ha sido así. Como ya dijimos, el dólar en Colombia ha incrementado su valor en las últimas dos semanas en + 7,98%, solo que en ese mismo período el dólar en Venezuela ha aumentado + 24,76%, el retroceso del bolívar frente al peso y el dólar ha continuado, solo que el peso también ha retrocedido, pero en menor medida, ante el dólar.
Esta situación de depreciación del peso colombiano incrementará los niveles de inflación para 2019, estimados por el gobierno de Iván Duque en 3%. En una economía como la colombiana, que en los últimos años ha sabido controlar las variables macroeconómicas la inflación comienza a preocupar puesto que el acumulado en la variación de precios desde enero hasta julio ya superó la barrera de los 3 puntos porcentuales y afecta con especial saña a las clases más desfavorecidas.
El incremento de precios en Colombia también golpeará el bolsillo de los venezolanos, antes de julio ya había un repunte importante en los precios de productos de primera necesidad como arroz, harina y azúcar que gozan de amplia demanda dentro de los miles de venezolanos que bien sea acuden directamente a territorio colombiano a efectuar sus compras o simplemente adquieren estos productos dentro de nuestro país no solo en ciudades del occidente sino hasta en la propia capital a revendedores informales o “bachaqueros”. La misma situación ocurrió con quienes prefieren, por la variedad y precios competitivos, comprar repuestos para los vehículos o aparatos tecnológicos en ciudades como Cúcuta.
Así pues, ante la revaluación del dólar y la caída en el peso y el bolívar, el consumidor venezolano seguirá tratando de surfear el incremento de precios, esta vez no solo evidenciará el aumento en los productos nacionales sino que también estará aprisionado por la subida en los productos traídos desde Colombia.
Si desde nuestro país se supiera sacar provecho a “desventajas” como el tener una moneda hiperdevaluada y unos costos operativos muy por debajo de los promedios de la región, otro gallo cantaría. Lamentablemente el bloqueo internacional que trata de asfixiarnos, el saboteo interno, la indiferencia, la improvisación y la falta de claridad política marchan a un paso mucho más acelerado que los aislados intentos por superar la crisis.

Oscar Javier Forero
@Oscar_forero83

lunes, 25 de febrero de 2019

Venezuela resiste, tras cuatro años de sanciones estadounidenses

02. Trump

Profesora Aymara Gerdel

“6 Órdenes Ejecutivas, 77 sanciones individuales y 32 sanciones a entidades no han sido suficiente para imponer un nuevo orden político, económico, social y militar en Venezuela”

Luego de los atentados del 11 de septiembre del 2001, la Administración Bush logró la aprobación en el Congreso Estadounidense de la Ley Patriota[1], esta ley sentó las bases jurídicas para desarrollar guerras preventivas y declarar a escala global “la guerra total al terrorismo”. La Ley Patriota es un instrumento jurídico de carácter extraterritorial, que ha permitido extender a otros países la aplicación de las leyes estadounidenses.

El reconocido escritor Thierry Meyssan, ha denunciado que “Desde el año 2001, el Tesoro estadounidense se ha convertido en una potencia política que trabaja en coordinación con el Pentágono. El Tesoro se ha dotado, en efecto, de poderes sorprendentes mediante la creación de una jurisprudencia que permite extender a otros países la aplicación de las leyes de EEUU bajo el pretexto de que ciertas transacciones internacionales se efectúan en dólares estadounidenses[2]”.
El Departamento del Tesoro Estadounidense cuenta con un Agencia de Inteligencia Financiera encargada de planificar y ejecutar sanciones económicas y comerciales en apoyo a los objetivos de seguridad nacional y de política exterior de Estados Unidos, denominada Oficina de Control de Activos Estadounidense (OFAC).

La OFAC puede sancionar a Individuos, Entidades, Barcos y Aeronaves designados o identificados en listas derivadas de programas asociados a Leyes, Reglamentos y Órdenes Ejecutivas. Según la OFAC las Sanciones son consecuencia o efecto de una conducta que amenaza la política exterior y los objetivos de seguridad nacional de EEUU y son utilizadas para “prevenir” que los países, entidades e individuos utilicen el sistema financiero estadounidense para propósitos que van en contra de la política de EE.UU. y sus objetivos de seguridad nacional.

Bajo este andamiaje sustentado en la Ley Patriota, y con el pretexto de luchar contra el terrorismo mediante ataques preventivos que amenacen la Seguridad Nacional del país norteamericano ha desarrollado un acabado sistema de presiones que pretende imponer un orden político, económico, militar y social en América y el mundo.  Entre los países sancionados por la OFAC a la fecha destacan: Belarús, Irán, Burundi, Rusia, Cuba, Siria, Libia, Nicaragua, Corea del Norte, el Líbano, Liberia, Somalia, Sudan, Ucrania, Yemen y Zimbabue[3]. Todos países con abundantes recursos energéticos, y víctimas de intervenciones militares y golpes de estado con participación estadounidense.

Seis Órdenes Ejecutivas[4]
 
01. Obama
El próximo 8 de marzo se cumplirán 4 años desde que el expresidente estadounidense Barack Obama emitió la Orden Ejecutiva 13.692 y declaró a su país en emergencia nacional, respecto de la amenaza inusual y extraordinaria que representa la situación en Venezuela[5] a su seguridad nacional y su política exterior. Posteriormente la Administración Trump ha emitido cinco órdenes ejecutivas adicionales, sancionando a 77 individuos, 32 entidades y dos embarcaciones.

La primera orden ejecutiva promulgada por la Administración Trump fue emitida el 24 de agosto del año 2017 (Orden Ejecutiva 13.808), la cual sanciona a la estatal petrolera Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) afectando la emisión de nueva deuda y el traspaso o negociación de deuda antigua en Estados Unidos, también prohíbe el pago de dividendos y operaciones capital asociadas a CITGO.


El 19 de marzo del año 2018 el presidente Trump mediante la Orden Ejecutiva 13.827, prohíbe las transacciones con cualquier moneda digital o ficha digital venezolana (EEUU prohíbe transar con Petros) a toda persona o entidad estadounidense, las órdenes ejecutivas también se prohíben cualquier intento o forma de evasión de las mismas. Posteriormente, emite cuatro sanciones individuales dirigidas a funcionarios del estado venezolano argumentando en ella “mala gestión económica y corrupción”.

Seguidamente, luego de celebrarse las elecciones presidenciales en Venezuela (resultando reelecto el Presidente Nicolás Maduro), Washington emite nuevas sanciones mediante la Orden Ejecutiva 13.835, de fecha 21 de mayo del año 2018, en esta oportunidad las sanciones prohíben la venta de deuda y activos públicos en territorio estadounidense.

En Septiembre del 2018, EEUU también aplica sanciones a personas físicas y jurídicas (entidades), entre los individuos sancionados destacan: el Ministro de la Defensa Vladimir Padrino López y la Vicepresidente Ejecutiva Delcy Rodríguez, entre otros altos funcionarios del Gobierno Bolivariano.

Posteriormente, el 01 de noviembre del año 2018 mediante la Orden Ejecutiva 13.850, Washington sanciona el sector aurífero de la economía venezolana y engrosa la lista de altos funcionarios del Gobierno venezolano sancionados.

La más reciente orden ejecutiva fue emitida el 28 de enero del año 2019 (Orden Ejecutiva 13.857), en ella se establecen más sanciones a PDVSA, en esta oportunidad las sanciones bloquearían 7.000 millones de dólares en activos de la estatal petrolera en adición a una perdida estimada de 11.000 millones de dólares en sus exportaciones durante los próximos años. Sumado a lo anterior, el Departamento de Estado certificó al Diputado Guaidó “para recibir y controlar bienes” provenientes de cuentas bancarias a nombre del Gobierno Venezolano y del Banco Central, abiertas en instituciones financieras ubicadas en Estados Unidos.

77 Sanciones Individuales[6]
 
La Orden Ejecutiva 13.692 también conocida como “Programa Venezuela”, generó el marco jurídico para aplicar 77 sanciones individuales de las 90 sanciones impuestas por la OFAC a ciudadanos Venezolanos durante los últimos cuatro años[7]. Es decir que el 85% del total de las sanciones derivan del mencionado programa.

Cabe destacar que el 79% de los sancionados por la OFAC a través del  “Programa Venezuela” son dirigidas a hombres, asimismo el 58% de los sancionados desempeñan cargos de alto Gobierno asociados al Poder Ejecutivo y el 36% son miembros activos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), en consecuencia vinculados al sector Seguridad y Defensa.

El escritor venezolano José Negrón, recientemente denunció una serie de operaciones encubiertas dirigidas por Gina Haspel (Oficial de Inteligencia de EEUU y actual Directora de la CIA) desde el Pentágono para intentar quebrar la voluntad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Negrón afirma: “Su objetivo es organizar y alimentar un ejército paralelo que se está preparando desde Colombia[8]” para una posible intervención militar en Venezuela.

04. Gina

Lo cierto es que el “Programa Venezuela” ha establecido “presuntas sanciones” de forma selectiva a funcionarios con altos cargos que desempeñan responsabilidades estratégicas en materia de Seguridad y Defensa. Buscando quebrar la unidad de la FANB y del pueblo Venezolano que sigue respaldando al proyecto Bolivariano. En respuesta a estas acciones, la FANB emitió la siguiente declaración:

El Ministro de Defensa de Venezuela Vladimir Padrino López, rechazó las sanciones impuestas por Washington calificándolas de injerencistas: “Que lo sepa el mundo entero y muy especialmente el imperio norteamericano, con sus aliados internos y externos, no nos intimidaran con sanciones  de ninguna naturaleza[9]”. 

Desde que Barack Obama emitió la Orden Ejecutiva 13.692 hasta la actualidad, la OFAC a través del Programa Venezuela ha “sancionado” a los siguientes cargos: Ministro de la Defensa (PADRINO LÓPEZ, Vladimir), Ministro de Relaciones Interiores y Justicia (REVEROL TORRES, Néstor Luis), Ministro de Estado para la Nueva Frontera de la Paz (IZQUIERDO TORRES, Gerardo), Comandante General del Ejercito Bolivariano (SUAREZ CHOURIO, Jesús Rafael), Comandante General de la Guardia Nacional Bolivariana (RIVERO MARCANO, Sergio José).

Asimismo la OFAC en tres (03) oportunidades en los últimos cuatro años ha sancionado a funcionarios que han estado al frente de la Dirección General del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), se trata de los funcionarios (BERNAL MARTINEZ, Manuel Gregorio; GONZALEZ LOPEZ, Gustavo Enrique y CRISTOPHER  FIGUERA, Manuel Ricardo). Además, de sancionar al Primer Comisionado del SEBIN (RODRIGUEZ MUCURA, Hildemaro José) presuntamente por “reprimir la democracia y cometer fraude contra personas”.

De igual forma la OFAC ordenó sanciones en tres (03) oportunidades a funcionarios que han ocupado el cargo de Director General de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) señalando a: (PEREZ URDANETA, Manuel Eduardo; PEREZ AMPUEDA, Carlos Alfredo y GARCIA DUQUE, Franklin Horacio), todos oficiales de la FANB. Además de apuntar a la lista al Director de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) y al Comandante de la Dirección General de Contrainteligencia Militar de Venezuela: (BASTARDO MENDOZA, Rafael Enrique y HERNANDEZ DALA, Iván Rafael), respectivamente.

Curiosamente, el Tesoro de EEUU a través de su oficina de inteligencia financiera ha sancionado a tres (03) jefes de las Región Estratégica de Defensa Integral (REDI) del país Bolivariano, (02) dos de la Región Central y uno de la Región Andina. Asimismo, se ha incluido al Comandante de la Zona Operacional de Defensa Integral de la región capital en la lista de sancionados. Todos oficiales activos de la FANB.

Al parecer, el Departamento del Tesoro Estadounidense considera una amenaza los objetivos de seguridad nacional y de política exterior de Estados Unidos al alto mando militar y a las fuerzas de orden público del Estado venezolano.

Por otro lado, la OFAC ha sancionado a los cinco (05) rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), dos (02) Ministros de Comunicación e Información (VILLEGAS POLJAK, Ernesto Emilio y RODRIGUEZ GOMEZ, Jorge Jesús), diez (10) altos funcionarios del Poder Judicial (predominantemente vinculados a la sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ)) y entre ellos el Presidente del TSJ (MORENO PEREZ, Maikel José). Además del Fiscal General de la República Bolivariana de Venezuela (SAAB HALABI, Tarek William).

Igualmente, fueron sancionados el Presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela (MADURO MOROS, Nicolás), y en dos (02) oportunidades los dos últimos vicepresidentes (EL AISSAMI MADDAH, Tareck Zaidan y RODRÍGUEZ GÓMEZ, Delcy Eloína), así como nueve (09) constituyentitas, entre ellos (CABELLO RONDON, Diosdado) también Vice-Presidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), entre otros.

Lo antes expuesto evidencia que las sanciones son principalmente dirigidas al cargo que ocupan los funcionarios en ejercicio, es decir, son sanciones selectivas dirigidas no hacia al individuo sino al cargo que ocupan con el objetivo erosionar las bases del Estado venezolano y promover su desintegración.

6 Órdenes Ejecutivas, 77 sanciones individuales y 32 sanciones a entidades no han sido suficiente para imponer un nuevo orden político, económico, social y militar en Venezuela.
07. Yankee go Home

Tras cuatro años de Sanciones Estadounidenses Venezuela resiste y sigue buscando alternativas ante la crisis. Revisar los casos de países sancionados como Irán, Cuba o Corea del Norte quienes han logrado sobrellevar las sanciones de EE.UU por décadas es vital para la experiencia venezolana, además de motorizar los esquemas de cooperación Sur-Sur, y profundizar las alianzas con China y Rusia que promueven un mundo multipolar, representan hoy una alternativa ante la hostilidad externa que asedia a Venezuela.

 “”El fin del socialismo llegó a nuestro hemisferio”, dijo Trump, durante su discurso en la Universidad de la Florida, el pasado 18 de febrero[10]”, en él hizo referencia a Cuba, Nicaragua y Venezuela, países incluidos en la denominada “Troika de la Tiranía” por su Asesor de Seguridad Nacional John Bolton. Cuba ha soportado casi sesenta años de bloqueo económico y sanciones, Venezuela lleva cuatro años resistiendo el ciclo de sanciones estadounidenses y una probable intervención militar, y Nicaragua pronto será denominada como “amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y política exterior de EEUU” con la promoción de una inminente ley sancionatoria denominada Ley NicAct. Estos tres países son los principales promotores de la integración latinoamericana y caribeña.

Cada presidente estadounidense se ha destacado por tener en su haber una guerra, intervención militar y/o golpe militar. ¿Será América Latina y el Caribe el escenario de guerra del Gobierno de Donald Trump?



[1] (Pub. L.N° 107-56, 115 Stat. 272)
[7] La OFAC también sancionó a dos individuos por el programa SDNTK[7](Sanciones Extraordinarias al Narcotráfico en el extranjero) y dos aeronaves de bandera venezolana. Los individuos, entidades, y aeronaves mencionados están reseñados en la lista SDN (Specially Designated Nationals) de la OFAC.


domingo, 16 de septiembre de 2018

Cimientos del Capitalismo: LA FAMILIA BABILÓNICA MURASHU, LA PRIMERA DINASTÍA DE BANQUEROS DE LA HISTORIA

Es posible que uno de los oficios más antiguos de la humanidad sea el de banquero. Curiosamente no tenemos noticias de que se practicara en sociedades cazadoras, posiblemente por la facilidad con la que una hipoteca podía devolverse mediante 15 cm de sílex afilado. Pero al aparecer, en las culturas con excedentes agrícolas o ganaderos hicieron su aparición los burócratas, los impuestos y las actividades de tipo bancario. Cuando los filetes sobran, no solo aumenta el colesterol.
Un lugar donde este tipo de actividades dejaron una profunda huella fue en Sumeria. En una sociedad como la de los cabezas negras donde se cobraban impuestos casi hasta por respirar, era de esperar que más pronto que tarde alguien tuviera deudas con algún vecino o, pobre de él, con el Estado. De ahí que apareciera la figura del vampiro… perdón, del prestamista. La situación, como es lógico, debió crear todo tipo de abusos, pues ya en el siglo XXIV a.C. descubrimos la figura del rey Urukagina de Lagash, el cual derrotó al anterior gobernante e inició toda una serie de reformas sociales. Entre ellas, la exención de impuestos para viudas y huérfanos, la obligatoriedad de que los ricos pagasen a los pobres con plata, pues seguramente los muy caraduras entregaban pagos en especie en mal estado, o la condonación de deudas abusivas. Para los ricos de ese tiempo las deudas eran un sistema fantástico para quedarse con todo, porque o bien obligaban al pobre diablo de turno a vender sus tierras a precio irrisorio o le obligaban a trabajar como esclavo una temporada para cumplir con la deuda de turno.
La abundancia de compromisos de pago era tal, que los propios templos decidieron que pasar el cepillo era algo demasiado simple y entraron en ese sistema de préstamos con interés, llegando a hacerse incluso a esclavos. Eso sí, a intereses que no resultaran abusivos. Si alguien estaba demasiado desesperado, pues hasta los sacerdotes eran capaces de oler un mal negocio a distancia y negarse a dar el dinero solicitado, podía recurrir a un prestamista profesional. Eso sí, el interés podía ser muy indigesto. En una tablilla sumeria encontramos el texto:
Adakala ha recibido en préstamo de Urdulazaga 120 siclos de plata, al interés de 5 siclos por cada 60. Restituirá la suma en el mes de Sig. Ha jurado en el nombre del rey. [120 siclos de plata equivalía más o menos a unos 960 gramos]
En otra tablilla descubrimos que alguien, tal vez muy apurado, ha adquirido todas las papeletas para recibir la visita de dos individuos fortachones, que le recolocarán los huesos de las piernas de forma poco agradable:
Irrara, hijo de Ziyatum, ha recibido en préstamo de Uselli 60 siclos de plata, al interés de 15 siclos por los 60. Restituirá la suma la próxima luna. El contrato se ha jurado ante los testigos Kalki y Adada y ante los dioses.
Los templos se encontraban en una posición privilegiada, pues almacenaban los excedentes, tanto de productos agrarios como ganaderos. Eso les permitía –¡cómo no!– recibir de los reyes todo tipo de prebendas, pues a la hora de hacer una guerra el monarca dependía del préstamo de esos excedentes para alimentar, armar y vestir a sus tropas. Pero con el tiempo los templos también comenzaron a especular con esos excedentes y a comerciar con ellos. Y dado que los beneficios podían ser elevados, esa actividad la practicaron miembros del clero y de la realeza a título particular, así como personas acomodadas, incluyendo algunas mujeres que llegaron a enriquecerse. Y es en ese momento cuando aparece lo que podríamos considerar como la “banca profesional” o las “dinastías banqueras”. O sea, familias que dedicaban su actividad durante varias generaciones no solo a prestar dinero con mucho interés, sino a intermediar en negocios comerciales, custodiar riquezas de terceros e incluso especular y comerciar con los bienes de sus clientes sacando un beneficio.
En el año 1893, la Universidad de Pensilvania se encontraba realizando su tercera expedición de excavaciones en Mesopotamia, en concreto en la ciudad de Nippur, cuando en los restos de una habitación se encontraron casi 900 tablillas de barro escritas en cuneiforme y en idiomas arameo y acadio. Tras ser traducidas, se comprobó que constituían la prueba más antigua de la existencia de una dinastía bancaria, ya que contenían la contabilidad y burocracia de la familia babilónica Murashu durante tres generaciones. La actividad de dicha familia empieza antes de la caída de Babilonia y se mantiene tras su conquista por el persa Ciro el Grande. O sea, que como suele suceder con este tipo de linajes, supieron nadar y guardar la ropa, mandase quien mandase. Custodiaban objetos preciosos de sus clientes en lo que hoy día conocemos como “cajas de seguridad”, mediante un pago anual. Hacían préstamos y tenían el permiso para cobrar los impuestos en nombre del rey, labor que siguieron ejerciendo tras caer el último soberano de Babilonia, Nabónido, lo que indica que el mismo Ciro les debía favores y/o dinero. Este último, incluso les otorgó el privilegio de encargarse de financiar la vuelta de los judíos que lo desearan a sus tierras cuando terminó su éxodo en Babilonia. Con algunos de los que decidieron quedarse, en concreto unas cien familias en la zona de Nippur, hicieron negocios. Así, por ejemplo, una de las tablillas indica que ayudaron a un comerciante judío llamado Udarna a recuperar sus bienes, robados por un hermano, logrando no solo recuperarlos, sino también el acuerdo escrito de que no pleitearse en el futuro de nuevo, ni siquiera tras pasar varias generaciones.
En las casi 900 tablillas se han localizado nombres de unos 2500 clientes, entre los cuales aparecen nobles famosos de la época, como Menostanes, nieto de Jerjes I, o su padre Artario, sátrapa de Babilonia. La familia llegó a emplear a 60 agentes comerciales y arrendó tierras de funcionarios reales, pagando los impuestos correspondientes y quedándose un tanto por ciento por el servicio. Asimismo, estuvieron haciendo negociaciones en Elam, aunque no está clara su naturaleza. Dado que no tenemos noticias de que se dedicaran a cambiar moneda, es posible que solo se tratase de una visita para colocar algún agente comercial en Susa.
Como vemos, la idea de una familia manejando la banca, el comercio, el préstamo y la especulación, y negociando con reyes y ministros, no es una idea tan moderna como algunos creen. Todo eso ya se practicaba hace 26 siglos. Eso sí, de una forma un tanto primitiva, pues, todo hay que decirlo, en ninguna tablilla hemos encontrado que ofreciesen una tablet, un televisor de pantalla gigante, un viaje a las playas de Cuba o un ordenador portátil, a cambio de un depósito. Aún tenían algo que aprender.

domingo, 9 de septiembre de 2018

Argentina: cuatro claves para entender la crisis y la megadevaluación

Por: Pablo Anino
En días de caos económico para muchos trabajadores es difícil comprender a los medios de comunicación, economistas y opinólogos. Aquí una síntesis

1) Déficit fiscal:

Las cuentas del Estado están determinadas, para simplificar, por la diferencia entre lo que se recauda y se gasta. Están en rojo hace años. Esto es porque se recauda menos de lo que se gasta. El Gobierno de Cambiemos le echa la culpa a un supuesto desborde en las partidas para jubilaciones, para los docentes, a la educación universitaria o a los trabajadores de la salud.
Pero lo cierto es que un componente central del presupuesto público es el gasto en intereses de la deuda que va a manos de los especuladores: más del 15 % del total del presupuesto. Es un porcentaje que duplica, por ejemplo, el desembolso para toda la educación. Y este porcentaje va a crecer por el nuevo endeudamiento con el FMI. No pagar la deuda liberaría enormes recursos para fines sociales.
Los acuerdos con el FMI (ya en estos días se cocina el segundo acuerdo en menos de tres meses por el fracaso del primero) busca abastecer dólares para garantizar los pagos de la deuda. No va un peso a educación, salud, jubilados y otros fines sociales.
Además, en el presupuesto público se beneficia con desgravaciones impositivas a muchos sectores empresarios. El Gobierno sólo mira el gasto. Pero la verdad es que también puede subir la recaudación, pero no lo quiere hacer (o lo hace muy limitadamente) para no tocar las ganancias patronales.
Por el contrario, a principio de su mandato Mauricio Macri sacó retenciones a los exportadores (y las redujo para los productos de la soja). En diciembre último votó en el Congreso, con apoyo del peronismo, una reforma tributaria que baja progresivamente los impuestos a las empresas: ganancias y contribuciones patronales, principalmente. Con estas medidas agravó el rojo fiscal.
La recesión a la que se conduce la economía achicará más la recaudación y agravará el déficit fiscal. Por eso diarios y bancos internacionales piden, como prometió Domingo Cavallo en 2001, que el país tiene que tener déficit cero el año próximo: esto significaría un recorte de partidas sociales mucho más brutal. Quieren atacar más a los jubilados, reducir asignaciones a chicos y adolescentes, achicar ministerios, reducir el poder de compra del empleado estatal.

2) Déficit externo

Las cuentas externas sintetizan las relaciones del país con el exterior. Las transacciones se realizan en dólares. Hay una gran escasez de dólares porque el flujo de divisas hacia el exterior es mucho más fuerte que los escasos ingresos que tienen lugar. Es el principal problema que empuja el dólar hacia arriba.
Al país ingresan dólares por diversas vías:
a) Exportaciones, en su mayor parte agrarias ahora afectadas por la sequía.
b) Turistas que visitan a Argentina.
c) Inversiones: pocas porque fracasó el pronóstico de la famosa “lluvia de inversiones”.
d) Especuladores que vienen a aprovechar su paritaria del 60 % con las altas tasas de interés que paga el Banco Central y otros instrumentos especulativos. Estos se están retirando a más velocidad que el delantero francés Kylian Mbappé a pesar que el Central sigue subiendo la tasa de interés porque ven que el patrimonio de la entidad monetaria se deteriora.
e) Deuda externa a través de la emisión de títulos que compran los fondos de inversión, muchos de ellos buitres, bancos internacionales como J.P. Morgan. Esta vía se cortó con la corrida iniciada a fines de abril por la falta de confianza del capital financiero internacional con el macrismo.
f) Préstamos del FMI: es la principal ventanilla abierta en este momento. Es otra vía de aumentar la deuda externa.
Por otro lado, los dólares que salen del país se vinculan fundamentalmente a los siguientes movimientos:
a) Pago de importaciones. El Gobierno las está reduciendo a través de la recesión.
b) Turistas argentinos que viajan al exterior. Los trascendidos indican que el Gobierno estudia poner un impuesto al turismo.
c) Pagos de la deuda externa. Históricamente Argentina paga más de lo que le prestan: ese es el negocio de capital financiero.
d) Remisión de ganancias de las empresas imperialistas:. La economía está dominada por el capital extranjero. Entre las 500 grandes empresas, más del 70 % de la facturación corresponde a empresas imperialistas. Todo el tiempo envían sus ganancias a las casas centrales.
e) Salida de especuladores del país. Es precisamente lo que está ocurriendo con los que aprovecharon la “bicicleta financiera” con las altas tasa del Banco Central.
f) Fuga de capitales, principalmente de las grandes empresas. En la crisis de 2001 en la lista de las grandes empresas que fugaron están Pérez Companc, Telefónica de Argentina, Repsol, Telecom, Nidera, Shell y sigue los nombres. Ahora no dan los nombres de los que compran dólares, pero el 80 % de las compras corresponde a los que adquieren más de U$S 2 millones. Los bancos son la vía por la cual se fugan capitales.
Cambiemos no tiene ninguna solución para el déficit externo porque honrar los pagos de la deuda y la total libertad para que se vayan capitales es parte del manual neoliberal que respetan a rajatabla. Esto implica una sangría de dólares incesante que vacía las reservas del Banco Central (que son riquezas que generan las manos trabajadoras) y requiere cada vez más endeudamiento para pagar la deuda previa y garantizar la fuga. Un círculo vicioso.

3) Ganadores

Es evidente que el Gobierno privilegia los negocios especulativos. Entre los principales ganadores están los bancos, fondos de inversión, las grandes empresas que fugan dólares.
Con la devaluación permanente también se benefician los exportadores. Por cada dólar exportado en diciembre de 2017 obtenían $ 17. Ahora por cada dólar exportado obtienen $ 40 (o la cotización que alcance el dólar estos días). Es decir, que mejoraron sus ingresos más del 100 %. Los grandes exportadores son un puñado de empresas agropecuarias e industriales: Bunge, Cargill, Aceitera Genral Deheza (AGD), Nidera, Techint, Aluar y las automotrices.
El gran empresariado se beneficia con la devaluación del salario de los trabajadores: es lo que festejó estos días Cristiano Rattazzi, titular de Fiat Argentina.

4) Perdedores

Los perdedores principales son los que viven de su salario. Toda devaluación es ante todo una devaluación del salario: esto ocurrió con la devalución de Eduardo Duhalde en 2002, con la de Axel Kicillof en 2014, con la que hizo el macrismo apenas asumió y con la que está en curso.
Los cálculos de inflación están encontrando un nuevo nivel cerca del 40 %. Muchos analistas dicen que puede seguir escalando por encima de este valor por la retroalimentación entre devaluación e inflación.
Las paritarias originalmente fueron del 15 %. Luego algunas se ajustaron 5 % más. Incluso hubo sectores, como camioneros, que obtuvieron alrededor del 25 %. Pero de conjunto, la brecha entre la suba de precios y la suba de salarios cada vez es mayor.
La recesión está extendiendo los despidos en el ámbito estatal y público. Este viernes en el Ministerio de Agroindustria se anunciaron 500 despidos. Las estadísticas del Ministerio de Trabajo de junio exhiben un importante deterioro laboral en el ámbito privado. Son sólo las primeras consecuencias de la recesión.
Como se mencionó, el ajuste que pacta el Gobierno de Cambiemos con el FMI traerá nuevos recortes en educación, salud, a jubilados, a niños y adolescentes beneficiarios de asignaciones.
Bien lejos de la pobreza cero, los próximos datos que publique el Indec mostrarán una suba de la pobreza y la indigencia.